Actualizado el 30/07/2021

El Algarve portugués. 02 – 08 de agosto.

El Algarve, sur de Portugal. Fuente: Diario de un mentiroso.

En cuanto al tradicional viaje con mis amigos y tras algunas semanas con cambios de planes y una pequeña crisis por las fechas de las vacaciones, nos hemos puesto de acuerdo sobre cuándo y a dónde queremos ir. Finalmente, el destino seleccionado ha sido la bella región del Algarve portugués, en el sur del país vecino; un lugar que ya conocí en un viaje familiar en 2015, pero que estoy deseando revisitar con mi grupo viajero para seguir saboreando su pacífico ritmo atlántico.

La idea es salir en nuestro coche desde casa y haciendo base en el pueblo de Olhão, junto a Faro, recorrer por carretera toda la región e ir saltando de cala en cala y de pueblo en pueblo. Este año nos apetece simplemente echar unos días al sol y bañarnos en algunas de las playas más bellas del mundo; aunque de bien seguro que sacaremos tiempo para hacer alguna actividad o visita cultural por la zona.

Después de darle muchas vueltas y tras alguna baja importante, el grupo viajero de este año se ha quedado finalmente con tres miembros, los cuales ocuparemos un coqueto apartamento para 4 con vistas al mar (también con cancelación gratuita) que ya habíamos reservado hace meses, aún cuando no estábamos seguros de cuántos iríamos. La población estaba ansiosa por que terminasen las restricciones y poder salir a seguir descubriendo el mundo y eso se había ido notando mucho en las reservas, así que nos anticipamos un poco para no quedarnos sin alojamiento.

Lo que sí estaba claro desde un principio, es que debíamos seguir precavidos porque no sabíamos como el COVID podía complicarnos el viaje. Portugal parecía que mantenía una curva de contagios descendente y cuando empezara la vacunación, la cosa debía reducirse a la mínima expresión. Sin embargo, no ha sido así y el país vive ahora lo que los gobernadores han descrito como una «situación de calamidad», con un alto porcentaje de contagios en algunas regiones, toque de queda y estrictas restricciones en bares y restaurantes. A pesar de todo ello, hemos decidido seguir para adelante con el viaje y estamos seguro de que respectando en todo momento las medidas de seguridad y siguiendo esa precaución de la que ya hablábamos desde el principio, podremos disfrutar de un viajazo por uno de los rincones más bellos del sur de Europa. ¡Crucemos los dedos para que así sea!

Cuenta atrás:

Mientras tanto y si queréis saber cómo evolucionan nuestros planes, os recomiendo que me sigáis en Instagram, la plataforma que utilizo para comunicarme con vosotros a diario.

Gracias por leerme y como suele decir el gran Rick Steves:

¡Sigan viajando! (O al menos, sueñen con ello)