Actualizado el 08/05/2021

Pese a la incertidumbre y la extrañeza de este último año, a finales de mayo por fin me gradúo y seré oficialmente un licenciado en Turismo. Para celebrarlo, mi idea era hacer una pequeña escapada de 3 o 4 días e incluso me planteaba viajar en solitario; pero un día como otro cualquiera, me abordó una amiga mía diciendo que ya que este año terminábamos cada uno nuestros respectivos estudios, sí o sí teníamos que hacer algo o ir a algún sitio. Así que aquel proyecto primitivo sin fechas ni destinos se ha ido transformando poco a poco en una aventura en grupo, que ahora se presume increíble...

Cinque Terre. 20 – 24 de junio.

Vernazza, Cinque Terre. Fuente: Amber road tours.

Y así sin más, decidimos rescatar del baúl de los destinos un lugar con el que yo llevaba soñando años y del cual se había enamorado el resto del grupo nada más verlo: ¡Sí señor, este año nos vamos por fin a Cinque Terre! El plan es volar a Pisa, la cual aprovecharemos para visitar y después trasladarnos en tren a la Spezia, que funcionará como nuestro campamento base. Será desde allí desde donde visitemos los cinco coloridos pueblos de la costa de Liguria, así como algunos otros rincones menos conocidos de la región.

Evidentemente, estamos siendo precavidos con nuestros planes. De momento, hemos alquilado solamente el apartamento y por supuesto hemos elegido uno con cancelación gratuita y sin pago anticipado. Más adelante, cuando veamos que la situación sanitaria mejora y la industria turística vuelve a ponerse en marcha del todo (si es que lo hace), compraremos los billetes de avión y los pases de tren. ¡Crucemos los dedos para que eso suceda muy pronto!

El Algarve portugués. 02 – 08 de agosto.

El Algarve, sur de Portugal. Fuente: Diario de un mentiroso.

En cuanto al tradicional viaje con mis amigos y tras algunas semanas con cambios de planes y una pequeña crisis por las fechas de las vacaciones, nos hemos puesto de acuerdo sobre cuándo y a dónde queremos ir. Finalmente, el destino seleccionado ha sido la bella región del Algarve portugués, en el sur del país vecino; un lugar que ya conocí en un viaje familiar en 2015, pero que estoy deseando revisitar con mi grupo viajero para seguir saboreando su pacífico ritmo atlántico.

La idea es salir en nuestro coche desde casa y haciendo base en el pueblo de Olhão, junto a Faro, recorrer por carretera la zona más oriental de la región e ir saltando de cala en cala y de pueblo en pueblo. Este año nos apetece simplemente echar unos días al sol y bañarnos en algunas de las playas más bellas del mundo; aunque de bien seguro que sacaremos tiempo para hacer alguna actividad o visita cultural por la zona.

Pese a que todavía no nos han confirmado cuántos, ni quiénes vienen definitivamente a Portugal, nos hemos decantado ya por un coqueto apartamento para 4 con vistas al mar (también con cancelación gratuita y sin pago anticipado). La población está ansiosa por que terminen las restricciones y poder salir a seguir descubriendo el mundo y eso se ha notado mucho en las reservas, así que nos hemos anticipado un poco para no quedarnos sin alojamiento. Y aunque debemos seguir siendo precavidos, este viaje está mucho más lejos en el tiempo, más cercano en la geografía y se presume más seguro en cuanto al medio de transporte, así que creo que podremos partir sin problemas. ¡Crucemos también los dedos por si a caso!

Mientras tanto y si queréis saber cómo evolucionan nuestros planes, os recomiendo que me sigáis en Instagram, la plataforma que utilizo para comunicarme con vosotros a diario.

Gracias por leerme y como suele decir el gran Rick Steves:

¡Sigan viajando! (O al menos, sueñen con ello)